martes, 20 de agosto de 2013

¿CONDENADOS O JUSTIFICADOS? EL JUSTO JUICIO DE DIOS

Romanos 2
Nueva Versión Internacional (NVI)


El justo juicio de Dios
Por tanto, no tienes excusa tú, quienquiera que seas, cuando juzgas a los demás, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, ya que practicas las mismas cosas.

Ahora bien, sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas se basa en la verdad. 

¿Piensas entonces que vas a escapar del juicio de Dios, tú que juzgas a otros y sin embargo haces lo mismo que ellos?  ¿No ves que desprecias las riquezas de la bondad de Dios, de su tolerancia y de su paciencia, al no reconocer que su bondad quiere llevarte al arrepentimiento?

Pero por tu obstinación y por tu corazón empedernido sigues acumulando castigo contra ti mismo para el día de la ira, cuando Dios revelará su justo juicio.

Porque Dios «pagará a cada uno según lo que merezcan sus obras».
Él dará vida eterna a los que, perseverando en las buenas obras, buscan gloria, honor e inmortalidad. 

Pero los que por egoísmo rechazan la verdad para aferrarse a la maldad, recibirán el gran castigo de Dios. 

Habrá sufrimiento y angustia para todos los que hacen el mal, los judíos primeramente, y también los gentiles; pero gloria, honor y paz para todos los que hacen el bien, los judíos primeramente, y también los gentiles. 

Porque con Dios no hay favoritismos. 

Todos los que han pecado sin conocer la ley, también perecerán sin la ley; y todos los que han pecado conociendo la ley, por la ley serán juzgados. 
Porque Dios no considera justos a los que oyen la ley sino a los que la cumplen. De hecho, cuando los gentiles, que no tienen la ley, cumplen por naturaleza lo que la ley exige, ellos son ley para sí mismos, aunque no tengan la ley.
Éstos muestran que llevan escrito en el corazón lo que la ley exige, como lo atestigua su conciencia, pues sus propios pensamientos algunas veces los acusan y otras veces los excusan. Así sucederá el día en que, por medio de Jesucristo, Dios juzgará los secretos de toda persona, como lo declara mi evangelio.

Ahora bien, tú que llevas el nombre de judío; que dependes de la ley y te jactas de tu relación con Dios;  que conoces su voluntad y sabes discernir lo que es mejor porque eres instruido por la ley;  que estás convencido de ser guía de los ciegos y luz de los que están en la oscuridad, instructor de los ignorantes, maestro de los sencillos, pues tienes en la ley la esencia misma del conocimiento y de la verdad; en fin, tú que enseñas a otros, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas contra el robo, ¿robas? Tú que dices que no se debe cometer adulterio, ¿adulteras? Tú que aborreces a los ídolos, ¿robas de sus templos? Tú que te jactas de la ley, ¿deshonras a Dios quebrantando la ley? Así está escrito: 

«Por causa de ustedes se blasfema el nombre de Dios entre los gentiles.»

La circuncisión tiene valor si observas la ley; pero si la quebrantas, vienes a ser como un incircunciso. Por lo tanto, si los gentiles cumplen los requisitos de la ley, ¿no se les considerará como si estuvieran circuncidados? El que no está físicamente circuncidado, pero obedece la ley, te condenará a ti que, a pesar de tener el mandamiento escrito y la circuncisión, quebrantas la ley.

Lo exterior no hace a nadie judío, ni consiste la circuncisión en una señal en el cuerpo. 
El verdadero judío lo es interiormente; y la circuncisión es la del corazón, la que realiza el Espíritu, no el mandamiento escrito. Al que es judío así, lo alaba Dios y no la gente.


Entonces, ¿qué se gana con ser judío, o qué valor tiene la circuncisión? Mucho, desde cualquier punto de vista. En primer lugar, a los judíos se les confiaron las palabras mismas de Dios.

Pero entonces, si a algunos les faltó la fe, ¿acaso su falta de fe anula la fidelidad de Dios?  ¡De ninguna manera! Dios es siempre veraz, aunque el hombre sea mentiroso. Así está escrito:

«Por eso, eres justo en tu sentencia,

    y triunfarás cuando te juzguen.


Pero si nuestra injusticia pone de relieve la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Que Dios es injusto al descargar sobre nosotros su ira? (Hablo en términos humanos.) ¡De ninguna manera! Si así fuera, ¿cómo podría Dios juzgar al mundo? Alguien podría objetar: «Si mi mentira destaca la verdad de Dios y así aumenta su gloria, ¿por qué todavía se me juzga como pecador?  ¿Por qué no decir: 
Hagamos lo malo para que venga lo bueno?» Así nos calumnian algunos, asegurando que eso es lo que enseñamos. ¡Pero bien merecida se tienen la condenación!


¿A qué conclusión llegamos? ¿Acaso los judíos somos mejores? ¡De ninguna manera! Ya hemos demostrado que tanto los judíos como los gentiles están bajo el pecado.  Así está escrito:

«No hay un solo justo, ni siquiera uno;

    


no hay nadie que entienda,














    nadie que busque a Dios.

Todos se han descarriado,

    a una se han corrompido.



No hay nadie que haga lo bueno;

    

¡no hay uno solo!»

«Su garganta es un sepulcro abierto;


    con su lengua profieren engaños.»





«¡Veneno de víbora hay en sus labios!»


    «Llena está su boca de maldiciones y de amargura.»

«Veloces son sus pies para ir a derramar sangre;

    

dejan ruina y miseria en sus caminos, 



y no conocen la senda de la paz.»

    

«No hay temor de Dios delante de sus ojos.»










Ahora bien, sabemos que todo lo que dice la ley, lo dice a quienes están sujetos a ella, para que todo el mundo se calle la boca y quede convicto delante de Dios. 

Por tanto, nadie será justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exige la ley; más bien, mediante la ley cobramos conciencia del pecado.


¿Que piensas entonces de esto?

Si en el articulo pasado leímos que eramos lo suficientemente fracasados a la hora de mantenernos fieles, y ahora vemos que el conocer el pecado nos hace pecadores, que  podríamos hacer ¿estamos condenados ya? ¡de ninguna manera! necesitamos cada día acercarnos mas al único justo y valernos de su justicia para ser justificados.

esto demuestra nuestra gran necesidad de tenerlo a El en nuestro corazón, y que ello sea el resultado de una vida SANTA por que el es SANTO.

en el próximo articulo veremos como somos justificados por la FE












by Jeason Ordoñez 
Pastor (yo soy generación de fuego)

jueves, 11 de julio de 2013

¿QUE TAN FRACASADOS PODEMOS LLEGAR A SER?

ROMANOS 1

Fue probablemente escrita en Corinto al principio del año 58. Febe de Cencrea la llevó a Roma que la llevó en mano como era habitual en aquellos tiempos, en el último capítulo se menciona las recomendaciones a esta cristiana. Pablo fue a Roma 3 años después. El escriba fue posiblemente Tercio  cuando se escribió la carta Pablo aún no había estado en Roma .
El objetivo del apóstol al escribir a esta iglesia fue explicar las doctrinas del evangelio y la epístola es una exposición sistemática de la aplicación universal del evangelio, asimismo, el Apóstol intenta motivar a la iglesia de Roma a apoyar su posible viaje de misión a España. Es una carta con gran apoyo en las escrituras hebreas, las cuales cita frecuentemente. Evidentemente la congregación de Roma estaba compuesta por Gentiles y Judíos, si bien Pablo no había estado en Roma seguramente recibió información de la congregación por dos colaboradores Pricila y Aquila, al ver los saludos del capítulo 16 se nota que conocía a varios de los cristianos que se congregaban allí.
La autenticidad de esta carta está dada por los antecedentes más lejanos, que se encuentran en un viejo canon del año 170 llamado Canon de Muratori. 

Vamos a ver paso por paso el capitulo uno espero tengas tu biblia a la mano para que leamos juntos:

leer versos 1- 16

Pablo empieza con un amoroso saludo, y expresando su gran deseo de visitar la ciudad de Roma o mejor dicho la iglesia de Roma, y de aquí surge el gran versículo que todos deberíamos aprender y poner por obra "No me avergüenzo del evangelio por que es poder de Dios, para la salvación de todos los que crean" (Rom 1:16).

Pero la verdad no es el tema particular que quisiera tratar con ustedes en esta oportunidad, el centro de esta conversación que tendremos es a partir del verso 18; Pablo empieza a decir que la ira de Dios se ha venido revelando contra toda la humanidad, por toda su impiedad he injusticia, pues Dios se dio a conocer con toda su gloria pero nosotros no lo glorificamos por lo que es El un Eterno Dios y no le damos las gracias por todo lo que el creo, sino que nos extraviamos en nuestros inútiles razonamientos y se nos entenebreció la razón (verso 21).

Dice que aunque afirmamos ser sabios nos volvimos necios cambiando la Gloria de Dios inmortal, por imágenes que son replica de seres mortales; y aquí viene el centro de nuestra discusión (leer verso 24-32).

algunas vez no has escuchado la pregunta: ¿Si Dios existe por que hay tanta maldad en la humanidad? o ¿Si Dios existiera no habría esto o aquello?.

En estos textos tienes la respuesta, no es que Dios no existiera sino que El entrego a la humanidad a sus malos deseos y pasiones por cuanto no lo quisieron como Dios único  mostrando así como la humanidad se iría destruyendo poco a sin El, poniendo en nosotros una gran necesidad de buscarlo como debíamos de haberlo hecho desde el principio.

Pero la historia no termina allí, solo con nuestra inmensa capacidad de fracasar como creación de Dios sin Dios....

sigue leyendo desde el capitulo 2 y el capitulo 3 hasta el verso 20

nos vemos mañana ......









by pastor Jeason Ordoñez 
Ministerio Juvenil Yo soy Generación de Fuego 


DEJA TUS COMENTARIOS Y SÍGUENOS EN FACEBOOK